• El 93% de los habitantes del municipio, formado por 14 núcleos de población diseminados, cuenta ya con la conexión a Internet de la más alta velocidad (1.000 Mbps).

  • El operador acumula 54 millones de euros invertidos en el despliegue de red en Cantabria, superando los 40 previstos en 2017.

  • La compañía instala fibra óptica cada mes en 5.000 nuevos hogares de la región a pesar del coronavirus.

  • Con el foco puesto en las zonas rurales, la previsión de la empresa es proporcionar servicio a 60.000 familias cántabras más en el conjunto de 2020.

 

Rasines, 22 de septiembre de 2020. Adamo aterriza en la localidad cántabra de Rasines. El operador, como es habitual, llega con la fibra óptica más rápida que existe en el mercado. En concreto, el 93% de los 931 habitantes del municipio se beneficia ya de la conexión a Internet de la más alta velocidad (1.000 Mbps).

 

 

Apoyo del Ayuntamiento de Rasines

El operador cuenta, para este despliegue, con la colaboración del Ayuntamiento de Rasines, que en todo momento facilita la labor de los técnicos de Adamo. Esa cooperación cobra especial relevancia en el despliegue de red desde el punto de vista técnico, ya que se trata de una población formada por 14 barrios que se encuentran diseminados. El apoyo de las autoridades también quedó patente en la presentación del servicio de Adamo, a la que acudieron Sergio Castro, alcalde de Rasines; Pablo Herrán, jefe del Servicio de Telecomunicaciones del Gobierno cántabro; y David Llano, delegado regional de Adamo en la zona.

 

Más de 100.000 hogares conectados en Cantabria

La red de Internet de muy alta velocidad de Adamo mantiene ya conectados más de 100.000 hogares en toda Cantabria. Asimismo, la previsión del operador es llegar a dar servicio a 60.000 familias cántabras más entre enero y diciembre de 2020.

 

Apuesta por Cantabria

Cabe recordar que Adamo tiene una fuerte presencia en numerosos pueblos de Cantabria. De hecho, es la tercera comunidad autónoma en la que más se ha desarrollado. Esa apuesta se traduce en que la compañía lleva invertidos 54 millones de euros en el despliegue de red en Cantabria, habiendo superado con creces los 40 millones presupuestados en 2017. De hecho, ese ritmo de crecimiento apenas se ha visto influido por la irrupción de la covid-19: la compañía lleva fibra óptica a 5.000 nuevos hogares al mes en Cantabria a pesar del coronavirus.

 

Ventajas de la fibra óptica de Adamo

Los tiempos actuales exigen a los operadores de telecomunicaciones que sean capaces de satisfacer la enorme demanda que existe de contar con una conexión de Internet de calidad. Para ello, como ya se ha señalado, Adamo ofrece la fibra óptica más rápida del mercado (1.000 Mbps), que se traduce en poder teletrabajar con una conexión estable, mantener videoconferencias sin cortes, estar más cerca de los familiares y amigos que viven lejos, tener la posibilidad de acceder a educación de forma remota o ver series o disfrutar de videojuegos on line, entre otras opciones.

 

Las mismas oportunidades para el ámbito rural

La empresa de telecomunicaciones continúa con su apoyo a la conectividad en las zonas rurales. En ese sentido, el compromiso de Adamo es claro: llevar la fibra óptica a todos los rincones de la región, también a entornos históricamente olvidados. De ahí que la compañía se haya convertido en el operador de referencia en la Cantabria rural, ofreciendo servicio en los pueblos y zonas rurales donde otros no llegan. Ejemplo de esa filosofía es el caso de Rasines, dado que el municipio tiene una población que ni siquiera llega a los 1.000 habitantes.

 

Un plan de expansión por valor de 250 millones

Ello es posible gracias a un ambicioso plan de expansión que alcanza los 250 millones de euros, cuyos resultados son los ya 10.000 kilómetros de red propia que tiene Adamo y contar con la tecnología necesaria para conectar al mundo rural, gracias a las cuales Adamo ya ofrece servicio en 600 municipios de todo el país.

 

Adamo colabora en fijar población en las áreas rurales

De esta manera, el operador colabora con el desarrollo y la estabilización de la población rural, favoreciendo así la competitividad de aquellas zonas que han ido perdiendo habitantes para volver a convertirlas en una opción atractiva para vivir. En esta coyuntura resulta imprescindible no dejar a nadie atrás. Tanto a los que ya residen en aldeas, pueblos y ciudades pequeñas como a los que, debido a las circunstancias, optan por mudarse a un municipio de menor tamaño.

 

Adamo Fiberhood

Con el objetivo, precisamente, de dotar de fibra óptica de alta velocidad a las zonas más apartadas, la compañía dispone de una innovadora herramienta: Adamo Fiberhood. Se trata de un sistema mediante el cual, sólo con la petición conjunta de 30 vecinos a través de una sencilla web, es suficiente para que la empresa despliegue la fibra óptica en su municipio. De este modo, Fiberhood se sitúa como uno de los instrumentos clave que permite a Adamo llegar a lugares a los que otros operadores no llegan.

 

SOBRE ADAMO:

Adamo, con sede en Barcelona, es un operador de vocación nacional, pero con un enfoque de negocio regional y local. Presente en el mercado español desde 2007, la compañía da prioridad a las áreas rurales y a las nuevas zonas urbanas con una alta densidad de población proporcionando la fibra óptica más rápida del mercado (1.000 Mbps). EQT, que representa el 80% de Adamo, respalda su actual plan de expansión, potenciado recientemente con 250 millones de euros. Gracias a contar con infraestructura propia, además de Internet, proporciona a los clientes telefonía fija y móvil, así como servicios para el mercado empresarial y mayorista.

 

Más información en su página web www.adamo.es y en Twitter @adamo_es.

 

Contacto:

Javier Moronatti (VIPNET 360, agencia de comunicación de Adamo).

638 213 244.

jmoronatti@vipnet360.com